1. aoverb:

    Eyes wide shut. James Turrell.

     
  2. aoverb:

    ART TYPE - Tracey Emin

     

  3. staff:

    In a matter of hours on Friday, Typhoon Haiyan completely devastated parts of the central Philippines. It was one of the strongest storms ever recorded. The death toll is estimated up to 10,000 with hundreds of thousands more displaced. The country has declared a “state of calamity.”

    To all our…

     
  4. Perfect illustration of how to play with grids / imagine columns.

    (Source: mathani)

     
  5. showslow:

    Neon Art Installations by Lee Jung

    (via poeticinclination)

     
  6. (Source: kironrobinson.com, via 24ribs)

     
  7. slowartday:

    Anya Gallaccio, Red on Green: the life and death of 10,000 roses

    (via poeticinclination)

     
  8. Can I get all my envelopes like this please?

    typeverything:

    Typeverything.com

    Hand lettered envelopes by Kate Forrester.

     
  9. (Source: mathani)

     
  10. (Source: mathani)

     
  11. (Source: mathani)

     
  12.  
  13. (Source: jaque-higa, via clinton-d)

     
  14. (Source: italdred, via 24ribs)

     

  15. Nueva Independencia

    Dejé de celebrar la independencia de mi país el momento de darme cuenta que ya no era independiente, para este entonces ya habían sido varios años que había dejado de serlo. Pero son de esos años que pasan pensando que no han pasado, que en cualquier momento todo cambiará y las cosas regresarán a la manera que siempre fueron, a la manera que siempre debieron ser.

    La verdad es que la ‘independencia’ de mi país, como nos habían hecho creerla, estaba basada en una realidad de miseria, en la cual la gente –nosotros, estábamos sujetos a ser dependientes en todos los aspectos posibles. Dependientes de un gobierno acostumbrado a ignorar al pueblo al punto de convertirse obligación, de líderes políticos ansiosos por el poder y motivados por interés y riqueza personal y de los suyos, inducidos a una imagen pública basada en falsedad, manipulada hasta el punto donde ya no se sabía distinguir cómo y en donde comenzó una mentira de tal magnitud. Por lo menos en el caso personal de esta su servidora, jamás ha existido el momento donde se pueda recordar alguna razón por celebrar, o algún líder nacional que admirar. Nuestros ideales se han formado por imágenes construidas de textos célebres, figuras inmortalizadas en películas, personajes históricos con legados épicos, y unos héroes de independencia que en algún momento rescataron la historia y nombre de nuestro país.

    La realidad, como la he vivido hasta ahora, ha consistido de una experiencia directa donde he presenciado una diáspora de la población Mexicana, de gente que ha dejado un hogar y una identidad porque se convierte en algo que tienen que arriesgar, o algo que equivale a no arriesgar nada. Desde afuera estas personas presencian, año tras año, la decepción de la constante realidad en la que permanece el país. De la realidad más terrible, donde lo peor que pasa, es que no pasa nada para cambiar la misma situación que los hizo dejar su tierra en primer lugar. Ver en los ojos de estas personas es causa de profunda decepción, pero aún peor: impotencia de poder hacer algo inmediato, y peor aún saber que muchas más viven esta realidad desde adentro.

    Compartiendo algunas circunstancias con estas personas tiene la ventaja de causar una reacción opuesta: la profunda admiración de ellas mismas, que mantienen vivo el ideal del día en el que puedan regresar, del día en que las cosas serán mejor. Esta gente es el causante y constante recordatorio de que es mi obligación asegurarme que así sea, la obligación de cientos de personas que estamos hartos de que los pocos sean aquellos que determinen las circunstancias de los más. Es un sentimiento que lleva años en formación, poco a poco va creciendo y permanece en las memorias de aquellos que deciden ver.

    Si el origen del poder es el miedo, entonces el mensaje es este: sepan que el poder lo sostengo yo. Yo, el Mexicano harto de ti, mal gobierno, de ti mal gobernante, de ti, ciudadano conformista, de ti mandatario mediocre y prepotente, de ti, ciudadano que no ejerces la libertad de expresión ni pensamiento, de ti que no asumes la responsabilidad que conlleva ser parte de un contrato social con el país que haces llamar el tuyo. Tenme miedo a mí porque yo digo no a la mediocridad, no al silencio, y no a la complacencia de continuar sin hacer nada, pretendiendo que todos estamos bien –pero sobre todas las cosas, tenme miedo a mí porque recuerda que el poder lo sostenemos nosotros. Porque sólo es cuestión de tiempo, de que tú también te des cuenta que tienes el poder. Y eso sí, es razón de tener miedo.

    Feliz día de la independencia te deseamos aquellos para los cuáles el silencio ya no es una opción, y te recordamos que el hecho que lejos hemos de estar, pero tendremos que regresar para verdaderamente poder decir, viva México.